Saltar al contenido

Encías retraídas

encia retraida

Una de las afecciones más comunes y que sufre una gran parte de la población, son las enfermedades periodontales, ya que son la principal causa por la que una persona no solamente sufra de halitosis o mal aliento sino también es la principal causa de la pérdida de dientes y muelas, a causa de la recesión de las encías.

¿Qué es una encía retraída y cuáles son sus causas?

Las encías retraídas no es más que la pérdida de tejido y de material óseo a causa de una pésima higiene bucal, ya que con el paso del tiempo esta se va debilitando, dejando expuesta parte de la raíz del diente o la muela.

Este hecho no solamente produce un aspecto un poco desagradable, sino que si no se trata con el debido cuidado puede ocasionar la pérdida del diente o algo peor aún, como puede ser contaminación de los huesos maxilares.

Ahora bien, ¿qué son las enfermedades periodontales? Se podría decir que dichas enfermedades son un conjunto de afecciones que se forman en la boca y que afectan el tejido que une a los dientes al hueso, mejor conocido como periodonto.

Estas enfermedades comúnmente son ocasionadas debido a un mal cepillado o una limpieza descuidada, tanto de los dientes como de las encías aunque también se pueden deber a otras causas:

  • Gingivitis: Esta acumulación de bacterias se produce cuando restos de comida y materia calcárea se van acumulando en la parte baja de los dientes, provocando una placa bacteriana comúnmente conocida como sarro, esta placa dura va debilitando el tejido que rodea los dientes y produciendo una pérdida de tejido o recesión de las encías.
  • Periodontitis: Este es el caso más severo de acumulación de bacterias que producen el sarro, ya que cuando  la gingivitis no se trata a su debido tiempo, esta puede seguir avanzando hasta la parte no visible de los dientes y llegar hasta la raíz, lo que ocasiona que la misma se vaya debilitando y el diente comience a tener movimiento provocando la pérdida del mismo.
  • Mala Praxis del Ortodoncista: Uno de los casos de encías retraídas que también ocurre, se asocia a una mala praxis ortodoncia que pudo haber movido un poco el diente de su cavidad, lo que con el pasar del tiempo va acumulando nuevamente sarro en esa parte del diente, provocando la recesión de la encía en esa parte afectada.
  • Tabaquismo: Otro de los factores causantes de una recesión en las encías es el consumo de cigarrillos, tabaco y productos afines a la industria del tabaco, ya que las sustancias nocivas que contienen los cigarrillos y sus derivados, crean una placa alrededor del periodonto y los dientes, lo que ocasiona un debilitamiento en el tejido y que se vayan retrayendo los vasos sanguíneos que sustentan el tejido de la encía.
  • Otros Factores: Otra de las causas en algunas personas se debe a un cepillado muy fuerte o agresivo, lo que ocasiona que se produzca un sangrado en las encías y como consecuencia directa un desgaste del tejido del periodonto. Otra causa probable es que algunas personas tienden a utilizar un cepillo de dientes demasiado duro o con cerdas muy gruesas lo que ocasiona lo mismo.

Puede haber otras causas que produzcan una recesión de las encías como algún golpe o traumatismo que haya sufrido la persona, y aunado a la acumulación de sarro, redunda en una recesión de las encías en dicho lugar.

¿Qué riesgos representa tener encías retraídas?

Uno de los factores de riesgo que  puede presentar una persona con encías retraídas o recesión de las encías, es que dicha condición puede repercutir en otros problemas de salud.

Personas con problemas de diabetes y pacientes con VIH tienden a ser mas propensos a sufrir algún tipo de infección, que ocasione complicaciones más allá de los dientes, llegando a la materia ósea, lo que produciría un gran problema de salud.

 

Otro de los factores de riesgo con esta enfermedad es obviamente el estar propensos a perder los dientes.

Hay que tener en cuenta que este es un problema que afecta a personas desde los 8 años aproximadamente, hasta  bien entrada la vejez, lo que conlleva que sea más difícil de solucionar en personas de edad media, que puede considerarse a partir de los 35 años en adelante. Tenga en cuenta que a cierta edad, muchos problemas de salud son más difíciles de tratar.

encias retraidas

¿Cómo recuperar, regenerar y fortalecer las encías retraídas?

Para hacer crecer las encías retraídas, lo primero, y lo más importante que se debe hacer es ir al ortodoncista y que él sea quien evalúe tu caso y el plan a seguir.

Dentro de las medidas más extremas en este tipo de enfermedades, se puede practicar  una pequeña cirugía de micro injertos de piel tomada del paladar para solucionar el problema.

O con una técnica de estiramiento se puede tratar también este problema. Tenga en cuenta que este tipo de intervenciones, por muy sencillas que sean, por lo general tienen un costo elevado y solo deben ser realizadas por personal capacitado.

Antes y después de unas encías retraídas

encias retraidas antes y despues

Remedios caseros para curar las encías retraídas

A pesar de que, al parecer la solución más viable suele asociarse a la microcirugía, también existen algunas medidas que podemos tomar para el cuidado de las encías, y no solo la desinflamación de las mismas sino que también estos remedios caseros o medidas caseras tienen propiedades antinflamatorias.

  • El té verde tomado en las mañanas es una buena medida para mantener las encías libre de sarro, gracias a sus propiedades antioxidantes.
  • El Aloe Vera mezclado con agua para enjuagarse la boca después del cepillado, ayuda a evitar la formación de la placa bacteriana que acentúa el proceso de encías retraídas.
  • El aceite de coco también sirve para reducir el riesgo de un aumento de sarro y evita que aparezcan caries.

Recuerda, lo más importante es que tu salud comienza con la higiene.

¿Cuál es la mejor solución para prevenir las encías retraídas?

  • Se debe mantener una buena higiene bucal y un cepillado constante al menos 2 veces por día o después de cada comida.
  • Otra medida preventiva durante el aseo de los dientes, es usar enjuague bucal o hilo dental para remover la placa de sarro que no es posible eliminar con el cepillado, y evitar así su acumulación.
  • También es importante cambiar el cepillo de dientes al menos cada 2 meses y medio, para evitar cepillarse de manera muy brusca lo que ocasiona un sangrado de las encías y pérdida del tejido de las mismas.